Tuesday, December 06, 2011

Gleiss - Paris - Saracco

 Cinética urbana
  Gente en la ciudad, miles de almas circulando, de un lado a otro, de un lado a otro…
  ¿Qué sería de estas calles si nuestra estela no fuera tan efímera? Si hiciéramos materia de nuestro caminar, materia conceptual de pasos..?
  La ciudad sería un denso basamento de todos, idas y vueltas, breves transacciones y fugaces encuentros  que se desmaterializarían hacia el cielo, hacia donde subir es privilegio de pocos.
  Lo paradójico o contradictorio es que esta masa conceptual  es en realidad  vacío, espacio habitable que cala lo construido.


 A partir de éste juego dual de sustracción, de pensar el todo como lleno vaciado con la cinética urbana como gubia, comenzamos a mirar nuestra Buenos Aires con un filtro, a imaginar cómo se cala a partir del movimiento que generan sus nodos, de cómo se tensa la Avenida de Mayo del Congreso a la Casa Rosada, o la Diagonal Norte de Tribunales a la Plaza Cívica, y de ésta a la nueva Ciudad Judicial que tensará Diagonal Sur. Y  9 De Julio, cómo olvidarla, emblema tensado por la ciudad, de Norte a Sur.



 A la vez imaginamos cómo es la vida en los edificios que contienen y conforman las calles y avenidas, con gente que sube y baja, entra y sale o permanece parte de su vida en estanqueidad entre esos muros…
 Por otro lado, si olvidamos por un momento esta “estela conceptual del movimiento” y pensamos en lo construido, podemos observar desde una mirada realista que los edificios también se desmaterializan desde el basamento; pero si contamos el todo como lleno calado, el nivel peatonal  se disgrega desde sí hacia los túneles subterráneos  y hacia las cornisas de los viejos edificios, dejando una gran masa que reconstituye la cuadrícula de la vieja ciudad indiana con sus jirones de aspiraciones Haussmanianas.




Con el vacío como emblema y  silente voz de la libertad y de lo público, nos lanzamos al lírico abismo de hacer arquitectura cívica.


8 comments:

Jorge said...

MIERCLES 7/12, FIRMA DE LIBRETAS 20 hs., recuerden que a ultima hora deben llevarse las entregas. Habra teorica de Marcelo.
Saludos

Anonymous said...

El pasado lunes dejé mi cámara fotográfica en una mesa del taller durante el armado de la exposición de A3. una nikkon con funda.
Si alguien la tomó prestada o pensó que era suya y ahora desea devolverla, hoy voy a estar en la facultad.
muchas gracias.
JA

Anonymous said...

.














.

Anonymous said...

Sinceramente no entiendo su planteo, me parece un poco vago, casi como un comodín aplicable a cualquier tipo de edificio, la cinética urbana no me parece un punto fuerte de abordaje para este tipo de proyecto. Seria una de esas variables constantes de las urbes que, obviamente, hay que tenerla en cuenta, pero no es el quid de la cuestión. me cuesta imaginarlo como punto de partida valido. Caer en un lugar tan común con un proyecto tan excepcional como este me parece un desacierto. A su vez me parece una mirada reduccionista de la ciudad, cuasi infantil (lo cual no tiene nada de malo, siempre que haya una profunda y elaborada reflexión que trascienda esa primer mirada).Me parece que les falto quemarse un poco, pareciera que apenas ven el sol, cruzan corriendo de vereda a la sombra y eso es poco poético. Lo que vuelve sublime a una mirada infantil, no es mas que eso, y sino... no sirve.

PazRissOtto said...

Me indigné.

Anonymous said...

Hola todos, coman pan dulce y beban cerveza sin alcohol, brinden con vino espumante de ser posible, felices fiestas !!

Anonymous said...

miren esta barbaridad

http://www.domoticaviva.com/PHP/newsphp_2009.php?id=532

Laura said...

Si, obviamente no entendés el planteo!
La cinética urbana podría ser aplicable a cualquier edificio, es una abstracción... En una institución se puede dar algo interesante... Hay un montón de formas de enfocar una mirada, para nosotros esto fue un punto fuerte, y en buena parte conformador de del proyecto, desde la implantación hasta el lenguaje.
Es obvio que la cinética es una variable constante de las urbes, pero en cada lugar se dá de una manera distinta, y en este punto de la ciudad de Buenos Aires hay una tensión muy fuerte tanto desde lo fenomenológico como desde lo simbólico.
De todos modos las lecturas que se pueden hacer de la ciudad son infinitas, muchas las tuvimos en cuenta, pero al fin y al cabo esto es un ejercicio proyectual y desde algún punto hay que abordarlo...
Aparte, cuál es el quid de la cuestión? Vos sos juez y vara para determinarlo? Me parece un poco ridículo tu comentario!
En fin... el que puede hace, el que no, en este caso, hace una critica no constructiva.