Tuesday, September 18, 2012

Billordo-Billone









Descubrimos a Campana como una acumulación de piezas sensiblemente orquestadas por medio del vacío, que como elementos conformantes de un organismo mecánico y principalmente sistemático, se conglomeran ante la industria, y esta, ante el río, en sutil equilibrio, y en forma retroactiva como un proceso de transmicisión de corriente desde la salida de un circuito a su entrada de reacciones metabólicas.
De la misma manera en que las hormonas son controladas por un mecanismo de retroalimentación, la industria , la ciudad y el río son como un sistema parasitario que se mantiene en función siempre por uno de sus productos finales. Esta relación, se dá entre el río y la industria, la industria y la ciudad, pero no entre la ciudad y el río, produciéndose un desequilibrio insustentable que se traduce en un gran vacio urbano a modo de fuelle o barrera (la industria).
En base a estos conceptos, entendemos a Campana como un generador de fuerza de trabajo o energía, que la industria cataliza por medio del río y de la cual la ciudad se alimenta o vive. Entendemos a esta fuerza como el conglomerante principal que mantiene al sistema unido y que se materializa por medio de este vacío, un vacío que la ciudad acepta por ser esencia de la cual ésta se alimenta, y es por la cual el  cuerpo urbano se des densifica a medida que se aleja de la fuente (el río).
Por este motivo proponemos una operación urbana que contemple el vacío como amalgamante necesario (que termine por cerrar la retroalimentación del circuito), convirtiendose así en el estructurador del proyecto.

1 comment:

Fox said...

Impresionante!